Todo el contenido ha sido registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual. Incluso los contenidos eventuales y más recientes pueden estar protegidos por el Derecho de Autor. La difusión de este material está bajo una licencia de Creative Commons

Suscríbete:

contacto

 

javier@javierramos.es

 

 

 

 

pigalle PDF Imprimir E-mail

Cuarenta y un años. Me dijo que posara así, con la lengua enfundada en el chivato del paquete de cigarrillos donde había guardado su cocaína todo aquel desordenado tiempo en el club de Pigalle. Estábamos en los váteres. De cuanto quedaba, apenas había sacado lo suficiente para impregnar el adhesivo de un cigarrillo liado y fumarlo. En una parodia de ansiedad, yo metía la lengua en el pobre envase, como por lamer cuanto quedara. Entonces me fotografío. Él era mi amor, yo iba a dejarle. La última imagen en la que fui joven. No se sabe si la cámara retrató aquel punto irreversible o lo produjo, si mi última juventud se extenuaba y allí estaba la cámara para oportunamente retratarlo o, al contrario, fue el fogonazo del flash lo que consumió del todo cuanto quedaba del incierto vitalismo de ese joven que aquí se rendía y renunciaba y moría bellamente un poco. ///



* Más en miscelánea · Más en imágenes
Última actualización el Lunes, 04 de Junio de 2018 10:21
 

compartir:

  • Twitter
  • Facebook